Historia de la risoterapia

La risoterapia no es una técnica nueva, y ya fueron muchos los filósofos y escritores que desde la antigüedad han publicitado las ventajas de la risa.

La risoterapia a lo largo de la historia

Buda feliz

En algunas culturas, como la oriental, la risa no era considerada solo como una acción física, sino que es algo también espiritual, por ejemplo cuando se trata de la risa más profunda (la del diafragma), se hace referencia a la risa del Buda Feliz.

Este personaje se inspira en un monje chino que se ha convertido en un referente importante en el budismo y en la cultura shinto, según la leyenda, el alegre santón solía desplazarse de pueblo en pueblo para cumplir su misión: difundir la felicidad y la alegría.

En la India, comparten el grado de espiritualidad de dicha acción, y la consideran también como un método de meditación, ya que piensan que la risa es una meditación en sí misma, por el hecho de que ayuda a exteriorizar los sentimientos. En este mismo país, Bhagwan Shree Rajneesh (Osho), en su centro de Poona, promovió la meditación de la risa mística que consiste en tres horas diarias de risa durante nueve días, también hay una creencia Hindú que asegura que una hora de risa tiene efectos más beneficiosos para el cuerpo que cuatro horas de yoga, debido a ello se pueden encontrar templos sagrados donde se puede practicar la risa

En oriente el grado espiritual y beneficios de la risa se conoce desde la antigüedad, y también se demuestra en la filosofía china del Tao, donde hay constancia, que desde hace más de 4000 años, en el Antiguo Imperio Chino, había unos templos de reunión para reir con el fin de equilibrar su salud.

Existen libros antiguos, que comentan que la risa es el mejor método para eliminar el ego, porque todo empieza aprendiendo a reír de sí mismo. Prueba también del poder del sentido del humor, es el representado por el pueblo judío, siendo uno de los pueblos más perseguidos y castigados en la historia, su religión está llena de bailes, canciones y "humor" en sus ritos religiosos, la mayoría de ellos originarios de los jasidim, un movimiento religioso, que defendía el carácter sagrado de la alegría y la unión de lo natural y lo divino.

Del mismo modo en el Islam, la religión de más de mil millones de creyentes en todo el mundo, podemos encontrar en su libro sagrado la frase dicha por el profeta Mahoma : “El que hace reír a sus compañeros, merece el paraíso”.

Bufones

En Europa, hay datos de que ya en la Edad Media había médicos que "recetaban” la risa a sus pacientes. El famoso cirujano francés Henri de Mondeville, en el siglo XIV, dijo "que el cirujano debe ocuparse de regular todo el régimen de vida de su paciente de modo que esté dirigido a la alegría y a la felicidad" , y su compatriota y colega de profesión, François Rabelais, en el siglo XVI, decía: «La Risa es propia del hombre», y recetando bajo su conocimiento la risa como método efectivo de curación, convirtiéndose así en el pionero en recomendar la risa como método infalible para aliviar determinados sufrimientos, y con ella conseguía curar a sus enfermos más rápidamente.

El mismísimo Aristóteles, hace ya miles de años, describió la risa como un “ejercicio valioso para la salud”. Por su parte, Marco Valerio Marcial, poeta hispano-romano del Siglo I decía: “Reír es de sabios”. Y a razón de todo ello, es por lo que en las Cortes y Realezas Medievales se institucionalizó el papel del bufón, fomentando así la risa para tener unas vidas más agradables, en lo que casi podrían ser consideradas como sesiones de risoterapia

En América del norte, donde hay "payasos" ceremoniales en tribus como la Hopi o la Zuni, y es que en culturas ancestrales de tipo tribal, existía la figura del “doctor payaso” o “payaso sagrado”, un hechicero vestido y maquillado que ejecutaba el poder terapéutico de la risa para curar a los guerreros enfermos.

medico de la risa

En tiempos más cercanos a nosotros, hace 100 años, Sigmund Freud atribuyó a las carcajadas el poder de liberar al organismo de energía negativa, algo que pudo ser demostrado posteriormente científicamente, al descubrir que el córtex cerebral libera impulsos eléctricos negativos un segundo después de comenzar a reír. En los últimos 30 años se ha avanzado mucho en la aplicación de la risa como terapia.

Pero sin duda, aunque con la base milenaria ya expuesta, el empujón definitivo a la popularidad de la risoterapia llegó en los años '70, gracias a Norman Cousins, editor y periodista americano, quien sufría graves dolores sin solución, y a quien sus doctores le recomendaron la risa (mediante películas de los hermanos Marx, el gordo y el flaco). Una vez comprobado que realmente la risa le hacía desaparecer el dolor durante horas, decidió publicar su experiencia y la dio a conocer a la comunidad médica, publicándolos en 1976 en la prestigiosa revista New England Journal of Medicine, y más tarde el libro “La anatomía de una enfermedad. O la voluntad de vivir” y fundó la Clínica de la Risa "UCLA’S NORMAN COUSINS HOSPITAL CENTER INVESTIGATIONS".

Posteriormente, otro nombre propio en la historia de la risoterapia es el Hunter “Patch" Adams (su vida fue llevada al cine), en los años 80, donde aplicó la alegría y el buen humor como apoyo en la recuperación y tratamiento de enfermedades, obteniendo beneficiosos resultados. A partir de entonces se comenzó a utilizar la técnica de la Risoterapia en los hospitales.

Beneficios y ventajas de la risoterapia

Los beneficios más conocidos de la risoterapia están orientados a la liberación del estrés, la relajación y actitud, pues como ya hemos comentado la risa tiene una serie de efectos muy positivos en nuestra salud mental a continuación...

Leer más